25 de febrero de 2014

Indignación

Supongo que las intenciones del gobierno son acabar con el estado del bienestar y esperar que le dé tiempo de privatizar y hacerse con todos los dineros de los que sea capaz; pero.... ¿de verdad espera que el nivel de frustración de la gente no llegue al extremo de explotarle en la cara?
Es evidente que están aprobando recortes, leyes y reformas contando sólo con sus propios votos, a pesar de tener en contra a la mayoría de la opinión pública, bueno, a excepción de todos los jóvenes que le arropan en los mítines y que supongo que deben tener un trabajo asegurado en el mismo momento que accedan al mundo laboral.
Y es que uno se indigna. Se indigna cuando constata hasta que punto han mentido. Han incumplido sus compromisos y encima apoyan las cuestiones más increíbles. Como la mujer en una manifestación para pedir que se derogue la ley del aborto, de una vez por todas, y dice.... "los españoles queremos una ley contra el aborto".  ¿Pensará en serio que representa a todos los españoles?  Igual ha pensado que el resto de los 47 millones o no habían podido acudir o pensaban que la asistencia a la manifestación sería tan abrumadora que no necesitaban estar allí.
O como, a pesar de todos esos recortes en educación, sanidad, dependencia.....uno se entera que han instaurado un premio relacionado con los toros, dotado con 30.000 €, o que hay un departamento que investiga si los toros de las corridas cumplen con los requisitos.....y si las astas han sido manipuladas. Para eso sí hay dinero. Indignante. Realmente indignante.
¿Hasta dónde son capaces de llegar esta gentuza? No les han servido las firmas que se han presentado para gran variedad de temas, incluyendo las que pedían la dimisión de toda la cúpula del gobierno, aduciendo las más extravagantes razones pero han tardado en aceptar las que se han recogido a favor de las corridas de toros que sí les interesaban sin importarles por qué medio se han recogido. Igualdad. Igualdad para todos los españoles, claro, incluyendo desde la reserva de suelo público para aparcamiento de sus trabajadores en instituciones y organismos oficiales, trato de favor a las grandes empresas y defraudadores, indultos a  amiguetes y allegados incluso antes de haber entrado en la cárcel y no digamos ya si llegamos a temas como el del “señor” Urdangarín  o la infanta.

Indignante por no decir directamente desmoralizante, que al fin y al cabo es lo que parecen perseguir esta manada de incompetentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada